Eva y la Identidad de las Mujeres (III)

Eva y la Identidad de las Mujeres (III)


La Identidad de Eva

Independientemente de la creencia si la Biblia es o no la Palabra inspirada por Dios, en la cultura occidental el libro del Génesis es la fuente principal para definir el género y la moral.

La historia de Adán y Eva se puede explicar dentro del contexto de la cultura hebrea y muestra un sesgo patriarcal de origen histórico más que divino. Sin embargo, se sostiene como si contuviera “verdades” fundamentales sobre el naturaleza de la mujer, y que en gran parte, éstas son negativas .

Durante los últimos dos mil años aproximadamente, Eva representa el carácter e identidad fundamentales de todas las mujeres. A través de sus palabras y acciones, se revela la “verdadera” naturaleza femenina. Su historia advierte a los hombres cómo son “realmente” las mujeres y personifica todo lo que hay en la mujer de lo que un hombre se debe proteger, tanto en sustancia como en símbolo.

Ya que Eva es mujer, predomina la creencia que, por naturaleza, todas las mujeres son propensas a la tentación y al mal, desobedientes, desleales, ingenuas, de carácter débil, no confiables, engañosas, seductoras, y motivados en sus pensamientos y comportamiento por puro interés propio.

No importa cuánto logren las mujeres en el mundo, el mensaje de Génesis advierte tanto a los hombres que no confíen en ellas, como que ellas no confíen en sí mismas ni en las demás. Quienquiera que sea y cualesquiera que sean sus triunfos, ninguna mujer puede escapar de ser identificada con Eva, o ser equiparada con ella.

La historia de Eva ha servido a lo largo de los siglos como el documento principal de apoyo a medidas y leyes para restringir y limitar las acciones, los derechos y el estatus de la mujer. El Pseudo-St. Pablo, por ejemplo, en su Epístola Pastoral a San Timoteo, cita al Génesis como la razón por la que no se debe permitir que las mujeres enseñen o le digan a un hombre qué hacer:

Pues no permito que la mujer enseñe ni ejerza dominio sobre el hombre, sino que guarde silencio. Porque primero fue formado Adán, y después Eva; y el engañado no fue Adán, sino que la mujer, al ser engañada, incurrió en transgresión.

1 Timoteo 2:12-14

El antiguo teólogo cristiano Tertuliano (155-220 d.C.) recordó a las mujeres que todas comparten la “ignominia … de Eva del pecado original y el odio de ser la causa de la caída de la raza humana”:

¿No crees que eres (cada una) Eva? La sentencia de Dios sobre este sexo tuyo sigue viva incluso en nuestros tiempos, por lo que es necesario que la culpa también perdure. Eres la que abrió la puerta al Diablo, eres la primera que arrancó el fruto del árbol prohibido, eres la primera que abandonó la ley divina; tú eres quien convenció de que el Diablo no era lo suficientemente fuerte como para atacar. Con demasiada facilidad destruiste la imagen de Dios, hombre. Debido a tu desierto, que es, la muerte, incluso el Hijo de Dios tuvo que morir.

La Indumentaria Femenina, Libro I, Capítulo 1

Durante la Edad Media, San Bernardo de Claraval podía afirmar en sus sermones, sin contradicción, que Eva era “la causa original de todo mal, cuya desgracia ha recaído en todas las demás mujeres”.

Este concepto de Eva ha perdurado con notable tenacidad, y persiste hoy como un gran obstáculo en los intentos de las mujeres por corregir las desigualdades de género. Consciente o inconscientemente, continúa sirviendo como el arma definitiva contra las mujeres que desean desafiar la hegemonía masculina. Esta idea está tan profundamente enraizada en la psique socio-religiosa de la civilización occidental, que han tenido muy poco éxito los intentos de desacreditarla, descartarla o simplemente ignorarla como creación convenenciera de mitos y ficción patriarcal. 

Una estrategia ha sido adoptar un enfoque revisionista de la historia misma y releerla y reinterpretarla en términos feministas. Se ha argumentado que los capítulos dos y tres del Génesis no son inherentemente patriarcales y se han hecho esfuerzos para recuperarlos de siglos de lectura misógina. Por ejemplo, Phyllis Trible (1) sostiene que lejos de ser un personaje secundario o dependiente, Eva es, de hecho, la “culminación” de la creación.

De igual manera argumenta que según el orden de la creación, en el que Adán fue creado primero y Eva segundo, indica jerarquía; pero la superioridad de Adán ignora el hecho que los animales fueron creados antes que él. Como Adán es superior a los animales, entonces la jerarquía de la creación debe revertirse, y Eva debe verse como la creación suprema de Dios.

También asegura que en el momento de su creación, Adán y Eva eran iguales y que la desigualdad entre ellos entra sólo después de Génesis 3:16 como consecuencia de la desobediencia. En otras palabras, la desigualdad entre los sexos no era originalmente parte del plan divino. De esta forma, se podría decir que los intentos de las feministas para restaurar la igualdad están en consonancia con el plan original de Dios.

Un punto hecho por Trible y otros es que en Génesis 2:7, el momento de la creación, ha-‘adam, se traduce convencionalmente como “hombre”. “El hombre” (ha = artículo definido “el”) o “Adán” no tenía género. El género solo existe con la creación de la mujer en Génesis 2:22. Después, en 2:23, la “criatura de tierra” (otra traducción de ha-‘adam ) se diferencia sexualmente como hombre (ish ), y mujer (ishah).

Se puede agregar una nota aquí sobre la palabra “costilla”. Sarah Roth Lieberman (2) señala que la palabra sumeria ti significa “costilla” y “dar vida”. En la antigua Mesopotamia, Ninti, cuyo nombre significa tanto “dama de la costilla” como “dama que da vida”, es la diosa creada por Ninhursag para curar la costilla enferma de Enki. El doble significado puede explicar por qué Eva, llamada “madre de todos los vivos” (Génesis 3:20), fue creada de la costilla de Adán (que de otra manera sería muy raro elegir esta pieza de la anatomía masculina). Desafortunadamente, en la Biblia, la asociación se pierde porque las palabras hebreas para “costilla” y “vida” son dos palabras diferentes con raíces no relacionadas.

También se han hecho intentos para corregir la creencia popular de que Eva era una tentadora, y tentó a Adán para comer la fruta; a pesar del hecho de que, en Génesis 3:6, después de que ella misma comió, “le dio algo a su esposo y él también comió “.

Este simple, y en cualquier situación, generoso y desinteresado acto de compartir ha sido interpretado de diversas maneras a lo largo de los siglos por los eruditos y comentaristas bíblicos. Jean Higgins ha compilado una exhaustiva lista de interpretaciones malintencionadas en el sentido de que Eva “tentó, engañó, sedujo, corrompió, persuadió, enseñó, aconsejó, sugirió, instó, usó la persuasión perversa, condujo a malas acciones, demostró ser una enemiga, usó la astucia y el engaño, las lágrimas y las lamentaciones, para prevalecer sobre Adán ” (3).

En la Vulgata, San Jerónimo usa la palabra “seducir” para describir la transgresión de Eva; lo que implica claramente que ella usó el sexo para tentar o seducir a Adán a la desobediencia. Tal comentario condenatorio ha apoyado durante mucho tiempo la convicción generalizada de que Eva tentó a Adán a pecar y, por tanto, fue responsable de la caída de Adán.

Sin embargo, a pesar de los esfuerzos, a veces ingeniosos de las feministas en particular, ha resultado notablemente difícil corregir la creencia popular y redefinir a Eva en términos más positivos.

La visión negativa de Eva y de las mujeres en general se ha reforzado constantemente en Occidente a lo largo de los siglos. En un drama litúrgico medieval de la historia de Adán y Eva, representado tanto dentro como fuera de muchas iglesias, en el momento de la expulsión del Jardín del Edén, Adán, después de arrojarla a la tierra, patearla y arrastrarla, jalándola por los cabellos, grita con furia y consternación:

Oh, mujer malvada, llena de traición…
Siempre contraria a la razón,
Sin traer bien al hombre en ninguna estación: 
¡Los hijos de nuestros hijos hasta el final del tiempo
sentirán el cruel latigazo de tu crimen!

Además, esta visión de Eva y de las mujeres en general se ha insinuado en la cultura hasta tal punto que tanto hombres como mujeres creen que define una condición natural de las mujeres. Es una visión perniciosa, y el grado en que continúa influyendo sutilmente de manera negativa nuestra percepción de lo femenino debe tenerse constantemente en cuenta al mirar imágenes de mujeres.

  • (1) Phyllis Trible, “Depatriarchalizing in Biblical Interpretation,” Journal of the American Academy of Religion, 41, 1973, 30-48. Profesora de Literatura Sagrada en el Seminario Teológico de la Unión en la ciudad de Nueva York.
  • (2) Sarah Roth Lieberman, The Eve Motif in Ancient Near Eastern and Classical Greek Sources. Disertación doctoral, Universidad de Boston, 1975.
  • (3) Jean M. Higgins, “The Myth of Eve: The Temptress,” Journal of the American Academy of Religion, 44, 1976, 639-647.

Christopher L.C.E. Witcombe, 2000

Siguiente: Eva y La Identidad de las Mujeres IV


No Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: